Modelo Educativo

Un proceso de formación tan importante y complejo como el que estamos abordando en Procodi, requiere de un método claro, bien fundado y moderno que garantice el aprovechamiento óptimo de los que se benefician de él es por ello que hemos desarrollado Un Modelo Educativo donde confluyen todos los saberes, orientaciones y teorías que dan forma a todas nuestras experiencias de formación.

Nuestro Modelo Educativo está constituido por Fundamentos, Principio y Valores los cuales detallamos a continuación

Los Fundamentos hacen referencia a las corrientes teóricas que manejamos para el proceso de formación en nuestro caso estamos integrando el Pensamiento Computacional y las Competencias para los Estudiantes del Siglo XXI.

El Pensamiento Computacional (PC) es un conjunto de competencias que implican las solución de problemas y sus soluciones con la intervención de un agente de procesamiento de información. Este constructo toma forma con un artículo de la Dra. Jeannette Wing en 2006 y a partir del cual se acuña el término.

El PC, es nuestro marco teórico que nos enfoca en cuanto a las competencias técnicas a desarrollan en nuestros participantes.

En cuanto a las Competencias para los Estudiantes del Siglo XXI, hemos seleccionado los estándares propuestos por la Sociedad Internacional de la Tecnología para la Educación,  (ISTE por sus siglas en inglés) en 2016, los cuales constituyen nuestro sistema de competencias generales.

Los Principios, por su lado especifican estrategias y enfoques de trabajo que utilizamos para enriquecer nuestras experiencias educativas, sustentarlas y darles la vigencia que deben tener las propuestas tecnológicas en la actualidad.

La formación en valores hace posible que las habilidades y conocimientos adquiridos se arraiguen en la personalidad y orientan la intencionalidad de  las acciones de los individuos.

La creatividad es uno de los rasgos más preciados en los profesionales actualmente, al igual que la innovación, a la vez que están a “flor de piel” en todos nuestros niños y niñas, de tal manera que creamos las condiciones para desarrollar la creatividad e innovación en todas nuestras actividades.

La labor que nos hemos trazado implica además establecer acciones con diferentes alcances temporales y en diferentes momentos del proceso de desarrollo formativo, es por ello que hemos establecido tres etapas en el proceso: Promoción, Formación y Mantenimiento para cada una de las cuales hemos definido diferentes tipos de actividades.